Entran en funcionamiento las rampas mecánicas del último tramo de Carles Riba

Se completan las obras de instalación de las rampas mecánicas a lo largo de toda la calle, que se convierte en totalmente accesible e inclusivo para acceder a la parte alta del barrio de la Font Verda

Las rampas mecánicas del tramo bajo de la calle de Carles Riba han entrado en funcionamiento este martes. Se completa, así, la instalación de las rampas a lo largo de toda la calle, facilitando la movilidad de los vecinos y vecinas de la zona alta del barrio de la Font Verda, y haciendo más accesibles equipamientos y servicios como el Centre Vallès, l ‘Archivo Comarcal, la Comisaría de los Mossos d’Esquadra, el campo de fútbol, ​​el cementerio o el tanatorio. La actuación también ha permitido pacificar la calle, mejorar la movilidad e incrementar la seguridad vial y de los peatones.

A las 9 de la mañana se ha recepcionado la obra y a las 11.30 h se han puesto en funcionamiento, en presencia de la alcaldesa, Alba Barnusell; el concejal de Obras y Proyectos, Albert Camps; responsables técnicos y otros miembros del consistorio, así como algunos vecinos del barrio de la Font Verda que han mostrado su satisfacción al estrenarlas.

La alcaldesa ha destacado la puesta en funcionamiento de las tres últimas rampas que complementan la actuación a lo largo de toda la calle y ayudan a la movilidad vecinal y ha remarcado que representan «casi un elemento de transporte como podría ser un autobús, una lanzadera; son un elemento de movilidad sostenible y para la gente que le cuesta desplazarse hacia esa zona llena de servicios y equipamientos”. El concejal de Obras y Proyectos, Albert Camps, hizo hincapié en que «las tres últimas rampas dan sentido a la actuación. Se había hecho el tramo más complicado, con más pendiente, pero el último tramo ha cambiado la fisonomía de la calle y ha permitido pasar de una calle que era más bien pensada para los coches, a una calle pensada para los peatones, para la gente que vive allí, ganando silencio, mejorando la movilidad», así como la accesibilidad de los equipamientos situados en lo alto del barrio de la Font Verda.

Moisès Contreras Barroso, vecino del barrio de la Font Verda, ha destacado que las rampas representan «una mejora excepcional para los vecinos y para el barrio y ha agradecido haber podido formar parte de la comisión de vecinos y participar de todo el proceso de obras con reuniones quincenales a lo largo de los dos años que han durado sus obras».

La actuación del último tramo comenzó hace un año y en las últimas semanas se ha procedido a colocar las tres últimas rampas, situadas entre la plaza de la Font Verda y la calle de Joan Lluís Vives. Este tramo tiene una longitud de 165 metros y una pendiente que se acerca al 10% de media. A lo largo del verano se ha realizado todo el ensamblaje, se han tramitado los permisos con las compañías eléctricas y se han llevado a cabo todas las comprobaciones necesarias previas a la puesta en funcionamiento.

Desde la plaza de la Font Verda se ha construido una nueva acera de 5 metros de ancho entre la fachada sur de los edificios y el límite de la rampa, que sirve para el paso de peatones y para el acceso a los vados. En cuanto a la circulación de vehículos, la calle de Carles Riba, entre el paseo de la Muntanya y la calle de Lluís Vives, ha pasado a tener un solo sentido de circulación, de subida.

Aprovechando las obras se han reformado todos los servicios del subsuelo: alcantarillado, recogida de aguas pluviales, abastecimiento de agua potable, alumbrado, y enterramiento de las líneas aéreas de electricidad y telefonía. Una vez colocadas las rampas, se han realizado los trabajos de pavimentado de la calle y se han reurbanizado las nuevas aceras y los cruces con las calles de Josep Maria de Segarra y Lluís Vives, con mejoras de la accesibilidad y nuevo arbolado y mobiliario urbano.

Usos del tramo superior de las rampas mecánicas

El primer tramo de las rampas mecánicas entró en funcionamiento el 19 de mayo de 2020. Desde entonces, sumando a las personas usuarias de los diferentes tramos, se contabilizan 1.260.409 viajes. Esta cifra representa una media diaria por tramo de 292,8 personas, es decir, 106.864 personas/año.

A las 18 h es cuando se contabilizan a más personas haciendo uso de las rampas (9,52%), seguido de las 19 h (8,97%), de las 17 h (7,92%) y de las 20 h ( 7,81%). En esta franja horaria de tarde se reúne el 34,22% del total de usos. La otra franja horaria más utilizada es la de la mañana: 11 horas (7,40%), 12 horas (6,35%), 10 horas (6,17%) y 9 horas (6,10%). La franja de mañana aglutina al 26,02% de usos. El miércoles suele ser el día en el que más uso se hace y el domingo el que menos, llegando a la mitad de usuarios comparado con un día laborable. De los cinco tramos el que tiene mayor uso es el primero. Actualmente, las rampas funcionan desde las 7 hasta las 23 h.

Inversión municipal y financiación con fondos europeos

La instalación de las rampas mecánicas en la calle Carles Riba, así como su mantenimiento, es una de las inversiones más destacadas dentro de los presupuestos del Ayuntamiento de los últimos años, con un presupuesto de cerca de 4 millones de euros. La primera fase de las obras se inició en 2019, con la instalación de rampas entre la calle Lluís Vives y la calle Brasil. En concreto, el presupuesto de la primera fase y su mantenimiento fue de 2.364.467,05 euros, siendo el de la segunda fase de 1.542.279,46 euros. Esta última actuación ha recibido financiación de la Unión Europea, de los fondos Next Generation, englobados en el proyecto «Granollers apuesta por la movilidad sostenible y la mejora de la calidad del aire», a través del programa de Bajas Emisiones, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Es una de las actuaciones de peatonalización de espacios urbanos y mejora de la accesibilidad con la permeabilización de barreras urbanísticas.